Conoce cuáles son los NFT de celebridades más exitosos

Conoce cuáles son los NFT de celebridades más exitosos
Los NFT están documentados y son certificables en la cadena de bloques.

La artista digital Sarah Zucker comenzó a vender NFTs de su obra de arte en 2019 cuando nadie, excepto la comunidad de criptomonedas, sabía lo que era un NFT. Luego, en un año, se convirtió en su principal fuente de ingresos. En seguida, conoce cuáles son los NFT de celebridades más exitosos.

El último ciclo de promoción de los NFT ha llevado a miles de millones de dólares en ventas este año. Los famosos, desde atletas como el jugador de la NFL Rob Gronkowski, hasta músicos como Shawn Mendes y ejecutivos como Elon Musk, de Tesla, han aprovechado la moda con sus propias ventas.

Y ha habido subastas que han batido récords, como la del artista Beeple, que vendió su NFT “Everydays: The First 5000 Days” por más de 69 millones de dólares. Pero también hay creadores cotidianos que se ganan la vida de forma impresionante con los NFT, que utilizan la tecnología para tomar el control de su arte y sus carreras.

“Hay que darse cuenta de que detrás de los 69 millones de dólares de ventas… hay precios muy modestos que están apoyando a muchos artistas legítimos“, dice el artista Matt Kane.

criptoarte
Los artistas pueden tokenizar, poseer y rentabilizar sus piezas digitales.

Conoce los NFT de celebridades más exitosos

A continuación te diremos cuáles son los NFT de celebridades más exitosos.

Marguerite deCourcelle

Conocida como Coin Artist, se metió por primera vez en el criptoarte cuando utilizó imágenes de sus pinturas al óleo para crear una serie de rompecabezas digitales en 2014. Uno de sus más famosos, “La leyenda de Satoshi Nakamoto” -un guiño al creador o creadores del Bitcoin-, se hizo viral dentro de la comunidad de criptomonedas y, cuando se resolvía, desbloqueaba premios en Bitcoin.

Con su éxito, deCourcelle soñaba con crear una empresa de desarrollo de criptojuegos, pero los activos basados en Blockchain disponibles en ese momento, no eran lo suficientemente avanzados como para apoyar su visión, dice.

Luego, en 2017, se lanzó CryptoKitties. El juego basado en Ethereum permite a los usuarios coleccionar NFT de gatos digitales. Impresionados con la tecnología, deCourcelle y su equipo utilizaron los NFT para crear juegos basados en Blockchain a través de su estudio, Blockade Games, que se lanzó en 2018. Su juego insignia, Neon District, permite a los usuarios ganar y comprar artículos NFT en el juego, como equipo para los personajes.

Ganancias

Blockade Games ha ganado más de 333.000 dólares este año, dice deCourcelle, y Neon District ha generado más de 195.000 dólares monetizando los NFT como activos del juego. DeCourcelle, que antes era una artista en apuros, “fue capaz de salir de esa situación y crear su propia carrera”, dice con 35 años, que ahora es considerada una pionera en este ámbito. “Fui capaz de invertir realmente en mí, en mi propia carrera y en lo que quería hacer para tomar el control de mi vida”.

DeCourcelle también ha ganado dinero vendiendo su arte como NFT: unos 212.000 dólares en 2020. Pero este año ha centrado toda su atención en su negocio, con la excepción de un gran proyecto: Christie’s subastará una NFT de una obra que ella está co-creando.

Con los NFT, los artistas pueden tokenizar, poseer y rentabilizar sus piezas digitales. De este modo, “se está abriendo el camino a un montón de gente que nunca ha podido monetizar con el arte digital, lo cual es increíble”, afirma. “Y por eso la gente está tan entusiasmada”.

Matt Kane

En la actualidad, el artista Matt Kane, radicado en Chicago, vende NFT de su obra como principal fuente de ingresos. Cuando empezó a vender su obra en la década de 2000, Kane, que ahora tiene 40 años, vendía pinturas al óleo. Pero, con el paso de los años, aprendió a codificar para poder crear programas informáticos y así, desarrollar su arte. Con él, Kane comenzó a vender criptomonedas a principios de 2019.

Al principio, no obtuvo un beneficio comparable al de su arte físico: sus NFT se vendían por cientos de dólares, mientras que sus pinturas tradicionales se vendían por miles. Pero, a medida que su base de coleccionistas crecía, “de repente, en noviembre de 2019, pude vender una NFT por más de 1.000 dólares”, dice, “esto me cambió la vida. Pude hacer diferentes planes para mi futuro solo con eso. Y eso es un precio muy modesto”.

En el plazo de un año, las ventas de su arte digital empezaron a igualar de forma constante sus tarifas habituales. En septiembre de 2020, Kane logró un hito importante al vender una NFT de su obra, “Right Place & Right Time”, por más de 100.000 dólares, lo que supuso un récord entonces. (Es complejo, pero debido al algoritmo de la NFT y a la forma en que Kane la programó, “Right Place” tuvo una gran demanda).

“Durante los últimos siete años, básicamente había gastado los ahorros de mi vida, construyendo mi software personalizado, embarcándome en este sueño de convertirme en un artista digital”, dice Kane. “Hacer una venta tan histórica fue la confirmación de que no estaba loco. Me sentí bien”.

Este año, Kane ya ha conseguido más de 131.000 dólares en ventas de NFT. Pero además de las ventas primarias, gracias a las NFT, Kane y otros artistas pueden ahora beneficiarse de las ventas secundarias a través de los derechos de autor: gracias a los contratos inteligentes en la Blockchain, los creadores pueden obtener una compensación adicional a medida que sus NFT se revenden.

“Debido a mi experiencia con las galerías de ladrillo y mortero, entendí que las regalías son una parte crítica”, dice Kane, ya que tradicionalmente los artistas no se benefician de las reventas, a veces multimillonarias, de sus obras. “Los artistas tienen que participar en el éxito que crean. Es lo justo”.

Sarah Zucker

Sarah Zucker se enteró por primera vez del potencial de los NFT cuando se lanzó la Blockchain de Ethereum (que impulsa la mayoría de los NFT) en 2015. En ese momento, Zucker vendía principalmente fotografía de bellas artes en galerías, pero se dio cuenta de que la tecnología podría algún día ayudarla a vender arte digital, como el gif art que había estado creando desde 2011.

Con los contratos inteligentes que se ejecutan en Ethereum, los NFT están documentados y son certificables en la cadena de bloques. Zucker sabía que esto daría a su trabajo “una procedencia verificada públicamente”, algo que no había sido posible antes, dice.

Recuerda que pensó: “Vaya, eso va a suponer una gran diferencia para mí. Voy a mantener los ojos y los oídos abiertos”. En 2019, después de notar que otro artista usaba NFT, Zucker, que hace arte psicodélico, VHS y digital de estilo analógico, acuñó (o verificó con blockchain) su primer NFT en la plataforma SuperRare.

Sus primeros tokens se vendían entre 50 y unos cientos de dólares. Luego, a medida que comenzó a dejar su trabajo en plataformas como Rarible, Nifty Gateway y Foundation, su trabajo comenzó a atraer a más coleccionistas. En septiembre de 2020, “empecé a ver que mis ediciones individuales se vendían a precios mucho más altos, y las cosas despegaron”, dice Zucker.

¿Qué son los NFT?

Para ampliar tu criterio, con el siguiente video sabrás qué son los NFT y para qué sirven.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...