“La privacidad se ha convertido en un tabú”, afirma el equipo del proyecto criptoanarquista; DarkFi

La primera crítica a la autoridad centralizada la introdujo Pierre-Joseph Proudhon en 1848, pocos años después de publicar su ya clásico libro “¿Qué es la propiedad?” en el que pedía la abolición de la propiedad y del Estado. Según la opinión de Proudhon, sin cambio económico, cualquier cambio político sería limitado.

Su obra está en el corazón del anarquismo, “una teoría política escéptica respecto a la justificación de la autoridad y el poder”, según la Enciclopedia Stanford de Filosofía. Casi dos siglos después, las ideas de Proudhon sobre la economía y el poder siguen resonando en la sociedad, con herramientas de codificación que allanan el camino a partes de la sociedad ideal prevista en su teoría.

Puede que las criptomonedas estén lejos de sus principios políticos originales, pero los proyectos que reviven los valores cypherpunk siguen prosperando. DarkFi es un ejemplo. Se trata de un protocolo multicadena de capa 1 para aplicaciones anónimas y contratos inteligentes basados en pruebas de conocimiento cero.

DarkFi, sin embargo, “no es una startup corporativa. Es un experimento económico democrático, un sistema operativo para la sociedad”, afirma su manifiesto. La criptoanarquía, según DarkFi, “es la táctica de utilizar la criptografía para crear un espacio de libertad en el que no puedan penetrar los monopolios de poder y capital con fuerza coercitiva”.

El manifesto de DarkFi también dice:

“El viejo modelo de tecnología es antipolítico porque quita la propiedad a las personas y la pone en manos del monopolio. El viejo modelo fomenta la pasividad y la indiferencia por diseño, reduciendo a las personas a consumidores”.

Detrás del proyecto hay un equipo de programadores anarquistas, entre ellos Amir Taak, uno de los primeros desarrolladores de Bitcoin que dirigió el proyecto Dark Wallet antes de su adiós en 2015, cuando desapareció de la escena cripto para luchar en Siria contra el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), mientras intentaba hacer que la comunidad local se familiarizara con Bitcoin.

Un grupo de desarrolladores seudónimos de DarkFi concedieron a Cointelegraph un entrevista sobre la red de pruebas del proyecto y cómo está evolucionando la industria de las criptomonedas entre retos de privacidad, malos actores, supervisión gubernamental y política. Esta entrevista ha sido editada y resumida para mayor claridad.

Cointelegraph (CT): ¿Qué es DarkFi y qué problemas aborda en el espacio de las criptomonedas?

DarkiFi (DF): DarkFi es una comunidad y un movimiento que trata de crear sistemas que empoderen al usuario y le permitan preservar derechos humanos fundamentales, como el derecho a la privacidad, la libertad de expresión y el derecho a interactuar con los demás sin intermediarios. Algunos de esos sistemas son una red blockchain de capa 1 con privacidad por defecto, un sistema de mensajería IRC entre pares con grupos y mensajes directos cifrados, e incluso herramientas de colaboración descentralizadas para la organización, gestión de tareas, etc.

El criptoespacio ha perdido sus valores cypherpunk originales, sucumbiendo a la presión estatal mediante la imposición de sanciones y/o la implementación de puertas traseras, para que los proyectos puedan sobrevivir. La privacidad se ha convertido en un tabú, que en las condiciones actuales a menudo resulta en la terminación violenta del desarrollo, en nombre de la transparencia y la prevención de actividades ilícitas. El espacio cripto se dividirá en dos – RegFi (finanzas reguladas), inutilizables y controladas, y DarkFi, un paradigma verdaderamente libre, descentralizado y sin censura. Eso es lo que estamos tratando de abordar, contraatacar – si se quiere, para retener el poder al minuteman, no servir a los individuos en bandeja de oro a los estados y mega corporaciones para obtener ganancias.

CT: ¿Qué fue primero a la hora de desarrollar DarkFi, la visión criptográfica anarquista o la necesidad de soluciones de capa base para aplicaciones multicadena?

DF: Con DarkFi, queremos construir criptomonedas anónimas y seguras. Al igual que Monero y Zcash son para el dinero, DarkFi es para aplicaciones/contratos inteligentes. Sentimos que hay un gran mercado y necesidad de poder desarrollar aplicaciones financieras descentralizadas y anónimas. Esto no ha sido posible hasta ahora.

Eliminar esta línea por repetida

Creemos que con la privacidad por defecto y el máximo anonimato, permitiremos a la gente organizarse y actuar en espacios y ecosistemas mucho más seguros. También estamos muy inspirados por Richard Stallman y el movimiento del software libre, que es también la razón por la que (a diferencia de la mayoría de otras cosas cripto) DarkFi está totalmente licenciado con la licencia GNU AGPL, y seguimos la filosofía del software libre.

CT: ¿Cómo pueden las tecnologías de encriptación contribuir a un entorno equilibrado entre la libertad personal, la supervisión gubernamental y evitar al mismo tiempo a los malos actores?

DF: El propósito de las tecnologías de encriptación es permitir a los usuarios “esconder cosas a plena vista”. La supervisión, gubernamental o de otro tipo, contradice esto, pues permite a terceros “husmear” en lo que hay dentro. Los individuos no deberían ceder el control de su libertad, especialmente a un gobierno, que supuestamente debería trabajar para el individuo, y no al revés. Al utilizar estas tecnologías, los usuarios pueden protegerse de los malos actores, que intentan rastrearlos para aprovecharse de ellos.

CT: ¿Qué papel desempeña Web 3.0 en la futura privacidad y política de la sociedad?

DF: Lo que actualmente se denomina “Web 3.0” no es más que una herramienta de vigilancia de la que cada vez abusan más los adversarios y los funcionarios. Si esto sigue así, la “privacidad futura” de la sociedad será casi inexistente y la política será una dictadura en la que todos los usuarios y ciudadanos tendrán que mantenerse a raya para no ser considerados indeseables por sus opresores.

CT: ¿Cómo puede la criptomoneda permanecer alineada con sus principios básicos a medida que se vuelve más mainstream y, por tanto, más política?

DF: Da la sensación de que todo el movimiento de base cypherpunk de los primeros días de Bitcoin se ha ido perdiendo poco a poco. Se está volviendo cada vez más capitalista y puede que no sea “más político”. De hecho, con la mayoría de los proyectos, parece que harán todo lo posible para ser menos políticos y más “diversos e inclusivos”. No tienen nada atrevido y simplemente sucumben a la agenda adormecedora. Hay muy pocos proyectos en el espacio criptográfico que sean políticos y me llamen la atención.

CT: ¿Tiene futuro la criptomoneda sin la política?

DF: La criptomoneda no es una tecnología extravagante. Los cifradores nacieron como un lenguaje paralelo entre generales y reyes para disuadir a los enemigos. Sólo es visible para emisores y receptores. Los cifradores se utilizaron en la Antigüedad y la Edad Media, y su descifrado impulsó el desarrollo de los ordenadores en el siglo pasado. Siempre han sido necesarios.

En esta era, la comunicación, el trabajo y las transacciones son los elementos básicos de cualquier sociedad que se desarrolle detrás de las pantallas. En el otro extremo del canal están el control y la vigilancia.

eliminar línea por repetida

El enemigo del cripto antes de los ordenadores estaba en territorios extranjeros. Ahora el enemigo está cerca, la criptomoneda crea un espacio paralelo y seguro más allá de la regulación, las sanciones y las políticas de Estado. La criptomoneda no está en contra de la política, se utiliza para disuadir al enemigo. Los enemigos del individuo de los que se ocupa la criptomoneda son el control y la vigilancia, y los principios de la criptomoneda no hacen concesiones a la hora de garantizar la libertad.

CT: ¿Cuáles son los próximos pasos en la hoja de ruta de DarkFi?

DF: Acabamos de lanzar nuestra red de pruebas inicial, así que estamos haciendo que la comunidad pruebe la interfaz de usuario y encuentre errores que hemos escrito, para que podamos iterar y mejorar. En cuanto a los planes de futuro, nos estamos ramificando en múltiples direcciones en lo que respecta a la cadena de bloques. También esperamos poder educar a la gente sobre la importancia del software libre y su filosofía. No basta con el código abierto. Los desarrolladores y fundadores tienen que dejar de someterse a Big Tech y utilizar mecanismos criptográficos para capturar valor dentro de sus proyectos y seguir siendo soberanos.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.