Gobierno de EE. UU. se apoya en empresas FinTech para que actúen como prestamistas dentro de su plan de rescate

Gobierno de EE. UU. se apoya en empresas FinTech para que actúen como prestamistas dentro de su plan de rescate

Finalmente, las empresas de Main Street afectadas por la crisis del COVID-19 cuentan con un sustento por parte de prestamistas fintech.

Empresas de Main Street afectadas por la crisis del coronavirus encuentran consuelo y un salvavidas en los prestamistas Fintech.

El 9 de abril, la Administración de Pequeños Negocios de Estados Unidos lanzó su formulario de solicitud para que las entidades no-bancarias también se registren bajo el Programa Federal de Protección de Cheques de Pago (PPP).

En declaraciones a varios portales el 10 de abril, John Pitts, jefe de política fintech en Plaid, ubicada en San Francisco, dijo que este desarrollo era “un paso crítico”. Afirmó que ampliaría el alcance del programa de ayuda y facilitaría que más empresas accediesen a la ayuda con la mayor urgencia posible.

Fintech en el centro de atención —nuevamente—

El PPP —presentado como parte del paquete de ayuda de USD 2 billones del gobierno de EE. UU. el 3 de abril— tiene como propósito proveer un respaldo financiero a las PyMES afectadas terriblemente por la crisis de coronavirus o del COVID-19. Para lo cual, proveerán de préstamos condonables a bajo interés a mediano plazo.

Mientras que el Secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, había indicado garantizó desde un primer momento que las empresas tecnológicas representarían un actor financiero en tiempos de Estado de Alarma, Pitts mencionó que el despliegue había resultado tardío debido a las irregularidades y dilemas al tratar empresas como bancos.

La administración primero certificó a los prestamistas de la SBA ya aprobados, que extendieron las solicitudes de préstamos a sus clientes existentes, siendo esta “la solución más fácil en un marco de tiempo limitado”.

Aparentemente, una serie de fintechs ya se habían registrado después de unos pocos días, mientras que los informes indican que algunos bancos se estancan con las aprobaciones de préstamos, dejando a las pequeñas empresas en el limbo.

Esta coyuntura podría hacer mucho para demostrar los beneficios que pueden ofrecer los nuevos actores en finanzas. Pitts señaló:

“Una de las mayores ventajas que las fintech tienen sobre los prestamistas tradicionales es su capacidad de ser más ágiles. Los prestamistas de fintech son, en primera instancia, digitales y pueden procesar préstamos rápidamente, en cuestión de horas versus días en comparación con los prestamistas tradicionales”.

¿Cuál fue la postura inicial de la Banca?

La banca había indicado que su mayor preocupación yacía en sus clientes habituales, extendiendo préstamos únicamente a estos.

No obstante, Pitts dijo que para las empresas medianas o de emprendimiento que nunca antes habían recurrido a préstamos —al igual que aquellas empresas demasiado pequeñas o primerizas para calificar en el sistema prestamista tradicional—, “los prestamistas de tecnología financiera se convertirán en una salvaguarda”, dijo.

Pero incluso así, enfatiza que la realidad está lejos de ser resuelta. Si bien la SBA se ha esforzado en lograr que las solicitudes para las empresas fintechs sean accesibles, “la Fed también debe hacer su parte”. Pitts añadió que:

“La Fed anunció previamente que abriría una instalación de préstamos para todos los depositarios que participan en el programa PPP y ampliaría la facilidad a fintechs ‘en un futuro cercano’. Las pequeñas empresas y los prestamistas que las respaldan necesitan acceso ahora”.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…