Ex director adjunto del Servicio Secreto de EE.UU: Mantener en privado la información personal de los usuarios de FTX

Jeremy Sheridan afirmó que los usuarios de FTX podrían convertirse en blanco de daños físicos, así como de ataques a través de estafas en línea, si se revelaba su información.

Jeremy Sheridan, ex director adjunto de la Oficina de Investigaciones del Servicio Secreto de Estados Unidos, ha advertido de que determinados clientes de FTX podrían convertirse en objetivo si se hicieran públicos sus datos personales.

En una declaración presentada el 20 de abril ante el Tribunal de Quiebras de EE.UU. para el Distrito de Delaware, Sheridan apoyó una moción de los deudores que retendría “cierta información confidencial” de los usuarios de FTX. Según Sheridan, actualmente director gerente de FTI Consulting, la divulgación de los nombres de los clientes asociados con el exchange de criptomonedas fallido impone “un riesgo grave e inusual de robo de identidad, robo de activos, ataque personal y mayor victimización en línea.”

“Si los nombres de los clientes individuales se hacen públicos en estos casos del Capítulo 11, dicha información proporcionará a los malhechores potenciales una lista detallada de objetivos vulnerables”, dijo Sheridan. “En particular, proporcionará a los malhechores un menú de objetivos potenciales a través de la divulgación de la lista de activos y pasivos de los Deudores […] Y las respectivas tenencias de criptomonedas de cada uno de los clientes de los Deudores.”

Los usuarios de FTX que posean grandes cantidades de criptomonedas, según Sheridan, tendrían efectivamente “una diana en la espalda” y podrían ser víctimas de fraude por parte de estafadores que miren sus carteras. Citó ejemplos de estafas en línea comunes realizadas a través del correo electrónico y las redes sociales, incluida la creación de relaciones comerciales y románticas falsas, intercambios de SIM y ataques de phishing:

“Los autores de fraudes y ataques en línea se sienten envalentonados, motivados y atraídos por casos de gran repercusión, como los del Capítulo 11. A este entorno se añade el hecho de que los estafadores buscan su cartera. A este entorno se añade el hecho de que la criptomoneda ya es un objetivo atractivo para los malhechores porque es fácil de liquidar, instantánea, global y pseudoanónima.”

El equipo jurídico que representa a los deudores de FTX publicó en enero una lista de acreedores a los que el exchange debía dinero. Sin embargo, los nombres e información personal de los aproximadamente 10 millones de usuarios habían sido redactados. Un grupo de medios de comunicación, entre ellos Bloomberg y The New York Times, se opusieron a la redacción, alegando que la prensa y el público tenían “derecho de acceso” a la información.

El juez, John Dorsey, amplió hasta el 20 de abril el plazo en el que se podía redactar la información sobre los clientes, expresando también su preocupación por que los usuarios pudieran correr “riesgos” al hacerse públicos sus nombres. Los deudores de FTX y el comité de acreedores no garantizados presentaron una moción cuando la prórroga estaba a punto de expirar solicitando al tribunal de quiebras que revisara la orden de redacción. La vista del asunto está prevista para el 17 de mayo, en función de las objeciones que se presenten.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión