¿Es la descentralización de la web 3.0 la respuesta a nuestros problemas de privacidad?

3
binary code

Para muchos profesionales de la privacidad, un “Internet centralizado en el usuario para los individuos” solo existiría en un mundo utópico perfecto. Sin embargo, a medida que el ecosistema blockchain madura, el control individual, la confianza y la seguridad son temas consistentes que las plataformas blockchain y  de criptomonedas están intentando abordar. En un futuro no muy lejano, una identidad digital protegida criptográficamente puede permitirnos completar transacciones que anteriormente hubieran requerido el intercambio de datos personales y capas de verificación.

El desarrollo de protocolos web, como HTTP (comunicación de datos) y SMTP (correo electrónico), transformó el mundo. Sin embargo, incluso en 1996, Tim Berners-Lee, el padre de la World Wide Web, ya predijo algunas de las preocupaciones de seguridad y privacidad que existen en la actualidad.

Tras más de 20 años desde el lanzamiento de Internet hay muchas empresas con grandes almacenes de datos personales conectados a Internet y susceptibles de ser manipulados por parte de terceros malintencionados. Las empresas tecnológicas que tienen un incentivo para ver los datos personales como oro tienen una gran influencia en el desarrollo de la infraestructura de Internet, posiblemente a expensas del individuo. Además, aunque el desarrollo de sitios web y aplicaciones ha cambiado drásticamente desde la creación de Internet, las capas de protocolos web se han mantenido prácticamente iguales.

¿Qué diferencia a las plataformas blockchain y de criptomoneas del internet actual?

Las plataformas de criptomoneda y blockchain intentan convertirse en los protocolos descentralizados de la próxima revolución de Internet, “la web 3.0”. A diferencia de los primeros protocolos web, que generalmente son mantenidos por desarrolladores sin costo (o por grandes compañías de tecnología), los creadores de la capa de protocolo descentralizado están preparados para mantener y mejorar estos protocolos. Esto es ideal para el usuario individual de la web 3.0, cuyos incentivos están más alineados con los desarrolladores que el propietario del sitio web o la aplicación.

La web 3.0 se trata de “centros de ganancias múltiples que comparten valor en una red abierta”. En lugar de ser el “producto”, ya que los usuarios suelen estar en redes sociales y otras plataformas web 2.0, las personas volverán a ser clientes.

Descentralización  en el almacenamiento de archivos

En la World Wide Web actual, las empresas masivas (por ejemplo, Google) que ejecutan aplicaciones almacenan y controlan los datos de los usuarios en sus propios servidores y bases de datos centralizados. Incluso si los datos del usuario no se monetizan y no se venden a terceros, es posible que se violen los servidores y las bases de datos. En lugar de almacenar datos en bases de datos centralizadas, en la web 3.0, todos los datos del usuario se almacenan en protocolos de almacenamiento de datos seguros y descentralizados.

La descentralización de los datos y el almacenamiento de archivos tiene implicaciones importantes para la propiedad de los datos; ya no se almacena la información personal en grandes centros de datos y bases de datos propiedad de compañías de tecnología. En cambio, todas las aplicaciones, usuarios y dispositivos conectados interactúan directamente, y los datos personales no están controlados por una sola compañía. Significativamente, esto probablemente conduzca a una disminución dramática en las infracciones de datos personales.

Eliminación de intermediarios

Los blockchains públicos, como Ethereum, proporcionan una plataforma sin confianza que resulta atractiva para las empresas que buscan eliminar a los intermediarios de la ecuación y permitir que las personas interactúen directamente. En la web 3.0, Apple y Google ya no tendrían control sobre la información del usuario, lo que evitaría que los sujetos malintencionados usen esta información personal. Además, los gobiernos ya no tendrían la capacidad de eliminar sitios web y aplicaciones a su conveniencia.

Una identidad autosuficiente puede algún día permitir a los usuarios verificar su identidad en una aplicación (por ejemplo, servicio bancario, servicio de crédito, etc.) sin tener que proporcionar información personal a un intermediario para su verificación. Entonces, en lugar de dar acceso a un banco a su historial de crédito para comprobar los ingresos, puede usar una identificación basada en blockchain para darles esta información.

Promesa de una identidad autosuficiente

La plataforma de criptomonedas Ethereum se ha convertido en el candidato principal para impulsar aplicaciones descentralizadas de la web 3.0. ConsenSys, una conocida startup de blockchain, ha creado una aplicación de identidad descentralizada, uPort. Al utilizar la seguridad y la interoperabilidad de Ethereum mediante el uso de una clave pública, uPort permite que las aplicaciones y los usuarios intercambien información en privado.

El equipo de uPort está trabajando con la ciudad de Zug, Suiza, para emitir identificaciones de residentes en el blockchain para acceder a los servicios del gobierno, tales como votación online y prueba de residencia. Además de usar blockchain para servicios gubernamentales, Paul Kohlhaas, un gerente de ConsenSys considera el “blockchain [como] una herramienta fundamental para devolver la soberanía de Internet y los recursos comunes de datos a sus usuarios”.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…