Blockchain en la “gig economy” – la nueva revolución laboral

Blockchain en la

Una de las mayores revoluciones económicas y laborales ha sido el sector freelancer, llamado como “gig economy”, el cual está redefiniendo las formas de relación de trabajo. Pero, poco se ha hablado de sus implicaciones para el blockchain y las criptomonedas, ¿qué se sabe al respecto?

En primer lugar, cabe decir que la llamada “gig economy” no es un fenómeno reciente. Desde hace siglos las personas han estado desarrollando su trabajo sin ceñirse a un contrato laboral. Sin embargo, la Era Digital ha conllevado una revolución de la manera de contratar el trabajo de otras personas. En Estados Unidos, como caso puntual, se estima que alrededor del 34% de la fuerza laboral es de carácter independiente, en contraposición con la relación de contrato por un horario de 9 a 5. En otras palabras, solo en Estados Unidos nos topamos con que más de 4 millones de personas se ganan la vida como freelancers, siendo esta una cifra que podría pasar a 8 millones dentro de algunos años. Por su puesto, ninguna transformación tan importante carecerá de retos significativos. Puesto que, esta forma de trabajo cuenta con un lado oscuro. En fin, las revoluciones implican ganancias y pérdidas. Pero, ¿qué papel juega Bitcoin y la blockchain en todo esto?

Individualismo y confort – ventajas de la “gig economy”

Lo cierto es que el trabajo tradicional es por lo menos incómodo, necesitándose de una personalidad y cualidades que no todos poseen. El tener que ajustarse a horarios estrictos, lidiar con los cotilleos y casi siempre sin poder llenar la taza de café, no es simple. Claro está, un espacio dedicado al trabajo suele aumentar la productividad, incentivando la concentración. Muchas personas, además, prefieren trabajar en equipo, siendo un ambiente ideal para las personas sociales. Al final, somos animales gregarios que prefieren la calidez de una sociedad. Sin embargo, existe otro grupo de personas que no soportan estos ambientes y los consideran totalitarios. Prefieren trabajar en soledad. La soledad es fría, pero tranquila. La independencia tiene sus peligros, pero ciertamente también sus recompensas. Tal vez nunca exista un modelo de trabajo perfecto. Tal vez nuestra única opción es escoger la imperfección más tolerable. Porque todo modelo tiene unas ventajas, pero también viene con un costo. Y ese costo hay que pagarlo.

Si te consideras un espíritu libre, un trabajo como freelancer es ideal, pues te quita todas las ataduras ya conocidas de un sistema laboral a veces demasiado hostigante. En la “gig economy” podrás olvidarte de los cansinos horarios, siendo por sobre todo dueño de tu trabajo y de tu tiempo, siendo este el lado más atrayente de este mercado. Es posible llevar a cabo tus asignaciones en tu casa y al ritmo que prefieras. Además, al poder invertir directamente tus esfuerzos, es posible que ganes mucho más si te lo propones y eres lo suficientemente productivo. Ello puede que no ocurra en el ámbito del trabajo tradicional, resultando este mucho más paradójico y complicado. A menudo, los trabajadores deben navegar una dinámica social y relaciones de poder difíciles de comprender. Las labores suelen volverse más deficientes a medida que el sistema burocrático se vuelve más estrictos. El modelo freelance podría cambiar la manera de cumplir con los objetivos e incrementar la productividad.

Infierno y paraíso – retos del mercado freelance

Ahora, nada en la tierra es completamente un paraíso, y el mundo freelance no es una excepción. Primero, se tiende a sentir bastante la soledad y se pierden oportunidades de formar vínculos con personas que tengan las mismas aspiraciones. Asimismo, esa estabilidad que suele brindar un trabajo tradicional no existe si eres freelancer. La libertad, al fin y al cabo, viene con un precio. Debido a esto, muchas veces se trata de un ambiente desleal, cruel y con dificultades para destacar. Aun así, se puede permitir formar vínculos estrechos y amistosos entre todos los involucrados. Por supuesto, suponiendo que los participantes quieran ir más allá de lo convencional. Es sabido que este sistema no fomenta el compromiso ni la cercanía. Fomentar alas sin olvidar las raíces a menudo es imposible. En otras palabras, el sector freelancer se encuentra a merced de la poco ética y deslealtad. Se puede considerar un mundo más libre, pero con sus costos.

En lo que respecta a las posibilidades y desafíos de ser un trabajador freelancer, es imprescindible entender que ya no se podrá acudir a la ayuda del Estado o del Gobierno. Ante cualquier situación de vulnerabilidad, es fundamental actuar por su propia cuenta. De esta forma, podrán aprovechar al máximo las oportunidades y beneficios que ofrece este sistema. Al fin y al cabo, se debe buscar obtener lo mejor de ambos mundos, buscando el balance entre las nuevas libertades y la seguridad que ofrece un trabajo tradicional. Eso se puede lograr con una estrategia. Dicha estrategia debe proponer opciones que minimicen los riesgos asociados con esta libertad, con inversiones y ahorros, seguros o redes de apoyo.

Blockchain, bitcoin y la “gig economy”

Finalmente ha llegado el momento de contestar la pregunta central, ¿cómo Bitcoin y la blockchain afectarán el destino del trabajo freelance? En cuanto a los pagos, es evidente que Bitcoin y las criptomonedas estables podría jugar un papel muy importante. De hecho, ya lo están haciendo. Bueno, en algunos casos. A pesar de lo global de la “gig economy”, lo cierto es que no es fácil la realización de un pago, aunque parezca contradictorio. Este mercado padece de vacíos e incertidumbre en cuanto a un tema tan esencial como es el pago. Es más, se debe recurrir a toda una maquinaria en logística para garantizar que los freelancers obtengan su recompensa por el trabajo. Muchos freelancers no poseen en sus manos una cuenta internacional, cabe destacar. Además, tanto las restricciones como las altas comisiones constituyen un inconveniente el poder extraer o convertir sus fondos. En la medida que la “gig economy” crezca de tamaño, mejores sistemas de pagos deben surgir. Bitcoin seguramente tendrá un rol protagónico en esto.

Steve Jobs, el cofundador de Apple, no era muy adepto al marketing, puesto que pensaba que pocas personas sabían en verdad que querían. Una buena parte de los inventos se han creado sin tener un propósito definido en mente. Lo anterior, de hecho ha solido aplicar a los contratos inteligentes. Claro está, actualmente no se encuentran marchas para la reivindicación de sus derechos de contratación en Blockchain. Si bien no resulta muy evidente la función que cumplen los contratos inteligentes, encontramos que en la “gig economy” pueden ser increíblemente útiles. En tanto que, diariamente los freelancers deben suscribir contratos informales con clientes y empleadores. No obstante, precisamente en este paso se demuestra una gran vulnerabilidad. Puesto que, no existe seguridad de la mano de un contrato informal hecho en la web. En internet las cosas pueden fácilmente alterarse o eliminarse, muy a diferencia de lo que ocurre con un documento físico y firmado presencialmente. Esto se debe en parte a que no teníamos una manera, ahora sí. Necesitamos los contratos inteligentes y no lo sabemos.

Blockchain y la propiedad intelectual en la “gig economy”

En Internet, ya nadie piensa en la propiedad intelectual ajena. Nadie respeta el trabajo de los demás. En Internet, pareciera que la propiedad es un mero mito; cualquiera puede apropiarse del contenido de otro. En razón de ello, rara vez se recompensa lo suficiente al creador del contenido. Vivimos en la cultura de la piratería y el robo de información. Lo dicho, solo consigue desalentar a los creadores de contenido, especialmente si requieren de más que un estímulo simbólico para seguir produciendo contenido de calidad. Aunque esto fue considerado como un problema en los años primerizos de la web, ahora nos hemos acostumbrado a disfrutar de contenido gratis. Esto trae consigo beneficios, pero también grandes problemas. Recordemos que el comunismo de la información solo conlleva al detrimento de la calidad de los mismos. ¿Deseas escapar de tantas fake news o contenido basura? Tendrás que pagar el precio. Como dicen, ningún buen almuerzo es gratis. Siendo allí donde entran las contrataciones inteligentes con blockchain como una alternativa que puede ofrecer grandes resultados.

Conclusión

Para terminar, debemos decir que el panorama laboral ha estado cambiando y seguirá cambiando. Los freelancers de la “gig economy” aún no representan la fuerza de trabajo más importantes, pero podrían llegar a reestructurar todo el sector laboral si se lo proponen. No obstante, esto necesariamente implica un cambio. Es por eso que Bitcoin, la “gig economy” y la blockchain necesitan crecer en armonía. Incluso, podría argumentarse que estas economías están destinadas a complementarse, siendo la una para la otra. Tal vez, no lo veamos ahora. Pero eso es normal. En los años 70s, pocos pensaban que necesitaban un computador personal. Cuando algo resulta novedoso, pareciera que es más un lujo que algo necesario, pero con el tiempo nos percatamos de que la necesidad siempre estuvo allí.

Valora este Articulo: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…